>El púlpito de mi ignorancia…historias del metro

>

En los ultimos dias he tenido que usar la linea 8 de metro, una linea cruel donde las haya para el que va a trabajar…el vagon se llena completamente de maletas y gente cuyo destino, dista mucho de un lugar de trabajo…se van de vacaciones.
La mezcla de idiomas, maletas, bronceados y sonrisas, contrasta con el semblante serio de aquellos que la usamos para llegar a nuestra obligacion (dicho sea de paso que afortunado el que a dia de hoy la tiene)…pero si quieres y siendo discreto, puedes observar los distintos comportamientos que el ser humano encierra, un pasatiempo de voyeur en clase turista y con un billete combinado.
Enseguida atisbas quien te mira por encima del hombro, aquellos que van tan estirados que la corbata es una prolongación de su cuello. Ellas en cambio pretenden ignorarte pensando cruelmente, que alguien vestido con ropa de trabajo (no de Armani) por consiguiente huele mal o incluso, puedes ensuciar su divina estampa. La mezcla de olores es muy significante a esas horas, los hay buenos en gente con una higiene diaria…perfumes, jabones y cremas despiertan el sentido mas desarrollado tempranamente. Pero ese olfato duele cuando es el caso contrario, porque tambien hay personas que carecen de higiene y respeto diariamente, lo cual dentro de un vagon es una bomba de racimo que se extiende mejor que el propio napalm…un poco de jabon y desodorante nunca hizo daño a nadie. Y esta situacion es bastante selectiva, porque ese mal olor corporal nunca pertenece al que lo huele y buscamos, inquisitoriamente con la mirada, una victima a quien colgarle el cartel de apestado…es algo automatico y que uno detras de otro acusamos sin decir siquiera una palabra.
El vagon se llena de telefonos, smartphones, llamadas de caracter privado y que compartes, algun estudiante perdido…aquel que se compra un maletin para llevar un bocadillo, demasiada apariencia y opulencia en muchos casos entre directivos, comerciales y gente guapa…otro contraste mas con los que somos currantes.
Sin indiscreccion observas los cruces de miradas, hay gente muy atractiva y simpatica a veces…aquellos que buscan llamar la atencion lo hacen, los que en cambio seguimos en nuestro segundo plano intentamos seguir desaparecidos, aquellos que consiguen que todo el mundo este pendiente, los que se insinuan sin pudor, los que sonrien y alegran tu despertar…conocidos o no tanto, coincidentes en un vagon a diario o que ves por primera y ultima vez, gente, personas al fin y al cabo cuyo destino es paralelo al tuyo dentro de una linea de metro…el final lo marcan las estaciones y su origen.
…a pesar de todo me sigue encantando viajar en metro…muchos mundos dentro de otro llamado vagon.

Anuncios
Publicado en Sin categoríaEtiquetado

2 comentarios en “>El púlpito de mi ignorancia…historias del metro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s